viernes, 30 de marzo de 2012

Futuro II


Nos empeñamos tanto en dominar lo que nos rodeaba, que olvidamos dominarnos a nosotros mismos. Pedimos al mundo que cambiara, le impusimos nuestras reglas y ahora, el mundo ha cambiado.
Entiendo  cómo debió sentirse el hombre de Neanderthal cuando comprendió que le habían ganado la partida y se extinguiría. Ahora, hay una nueva especie de homínido adaptado a un mundo que hemos creado y para el cual no estamos preparados. No fuimos nosotros los que tuvimos que comer el veneno, ni respirar los desechos de nuestras mentiras. No nos prepararon para vivir con los escombros de nuestra existencia. Es inútil lamentarse en el presente del pasado y exigir el futuro. La evolución no da segundas oportunidades a los que no se adaptan y este ya no es el mundo para el que nacimos.

Género Homo, familia Hominidae, orden Primate, clase Mamífero, tipo Cordado, reino Animal.
¿Cómo leerán esta clasificación dentro de unos siglos aquellos que serán reemplazados igual que ahora lo somos nosotros?

Si es un final feliz, solo que no lo es para nosotros. La vida siempre se abre camino.

23 comentarios:

  1. Exacto.
    Estamos fuera.
    En unos años estaremos fuera del todo.
    Game Over.

    Más suerte para los siguientes individuos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, muchas veces al ver las planillas sobre paleontología me hacía la pregunta de que si en algún tiempo nosotros no seremos vistos del mismo modo por otra raza; una raza tan distinta a nosotros (porque el mundo también será otro) que ni siquiera la podemos atisbar en la imaginación.

    Creo que uno de los máximos problemas humanos es el de ubicar constantemente la matriz afuera, buscando madres en todo lo extranjero... por eso debe ser que siempre parece que vinimos de otra parte.
    Ojala esta tendencia de enajenación no llegue al punto de vernos morir espiando nuestro final como detrás de un vidrio, o frente a una pantalla de tv. Al menos al final, ojalá logremos habitarnos.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Paleontología, vaya, tenemos estudios muy cercanos.

    Es cierto, nos creemos tan aparte del resto, que no nos damos cuenta que correremos la misma suerte. Al menos, como dices, que al final nos aceptásemos como lo que somos, uno más, estaría bien.

    Abrazos desde el norte.

    Hasta la vuelta de vacaciones.

    ResponderEliminar
  4. Por eso, mi querida amiga, yo apuesto a lo individual, no a las clasificaciones.
    Para mí el futuro es mañana, y quiero estar rodeado de seres hermosos, lo demás, poco me afecta.
    Sí, claro, tú estás en el patrimonio de mis "seres hermosos.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tenerme en ese grupo.

      Besos hacia el sur.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Hay que renace de los escombros, recuérdalo ;).

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. me gusta la poética, pero en realidad NO somos tan diferentes al Neanderthal como quisiéramos, ya sabes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A decir verdad, nunca he pensado que ser cercanos al Neanderthal, fuera algo de lo que no estar orgullosa. Pero la mayoría de la gente, esas cosas, no las aprecia.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Pues no sé, seremos muy pocos los que quedemos (jeje). La vida sigue por el cauce natural, y si cambiamos ese camino encontrará otro. Nos verán como los dinosaurios. No obstante, a corto, me preocupa a cómo estará la barra de pan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff, esa pregunta, sí que es realmente importante Ximens, y no lo digo en broma. Al paso que vamos, de nada nos servirá tener la oportunidad de sobrevivir, si nos tenemos que alimentar de cosas que no podemos comprar. Y me temo que nadie se volverá Bear Grylls.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Indudablemente nos gana la vida, a algunos.
    Un 2% de nuestro material genético es neanderthal, igual no está todo tan perdido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida, siempre gana.

      La carga genética de nada nos vale, si los genes regulatorios no consiguen adaptar los estructurales al medio. Y aún así, no se tiene la certeza de una evolución satisfactoria que nos haga atractivos a la selección natural. La epigénesis no siempre toma caminos adecuados. Hasta ahora, en el homo-fémina sapiens sapiens si lo hizo pero...

      De todos modos, este es un blog de relatos con mejor o peor suerte. Estas conversaciones no pegan mucho, así me que me morderé las uñas de rabia, jeje.

      Eliminar
  9. La vida se abre camino, cierto, siempre, de la manera que sea. Suena triste pensar que seremos sustituidos que nadie nos recordará, pero eso es la evolución y al fin y al cabo nosotros somos apenas motitas en el tapiz del universo.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Elysa, una parte de una cadena que espera un próximo eslabón ( si no rompemos la cadena definitivamente antes, claro)

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Creo que el futuro no nos pertenece y serìa difìcil predecirlo. Me ha gustado tu entrada.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos pertenece, pero predecirlo...no es tan difícil, o será que creo tanto en el método científico que sesgo mi opinión. Gracias por pasar Fus. Me gustó la tuya de la inexistencia del libro, muy buena.

      Eliminar
  11. no fue la casualidad, fue el blog de Juan Ojeda que me trajo hasta aqui y tu reflexion sobre evolución no solo me parece muy buena sino que me puso a pensar. Es que me paso la vida reconociendo que el mundo esta cambiando y que pasan cosas cada vez más "nuevas", pero jamás me habia detenido a pensarlo así como lo escribiste

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Laura, vienes desde un lugar extraordinario, sin duda, donde el mundo es verdaderamente sorprendente, si. No tiene mucho mérito mi visión, es deformación profesional. Es cuestión de mirar con otros ojos. Gracias.

      Eliminar
  12. Tenemos que vivir el presente y como tù dices, pase lo que pase, la vida continua.
    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas. es un camino quizá infinito del que formamos parte apenas en un segmento casi invisible.

      Eliminar