martes, 30 de agosto de 2011

El trueque



Siempre mirábamos a los lados del camino para pasar, a sabiendas que nadie lo hacía desde hacía muchos años. Las costumbres no se pierden, tampoco los sueños, solo los cambiamos. Por eso aquella tarde al borde del arroyo tumbados mirando las nubes pasar, comprendí que tus sueños no te hacían justicia. Te miré y agarré tu mano para hacer un trueque.

-Tu sueño, ahora, será encontrar la felicidad.

A cambio, yo me quedé con el tuyo, quedarme conmigo.
 Desde entonces me hago compañía mientras miro a ambos lados del camino para cruzar al otro lado, a sabiendas que nadie pasará por allí, porque hace muchos años que nadie lo hace.

13 comentarios:

  1. Unos sueños renegados no fueron culpables de cambiar un rumbo que se perdió en ese mismo camino olvidado desde hace demasiado. Dar una felicidad y un tiempo a cambio de una hueca nada, pues el trueque no ofrecía algo inédito.
    Un sabor gris, una foto perfecta. Creo que nada más que añadir, bueno sí, un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un relato de una enorme sutileza, me encantó el ritmo y la historia... un texto con magia, no sé qué decir.
    Un cariño.
    HD

    ResponderEliminar
  3. Jo, ¿y no podían haber compartido sus sueños en vez de intercambiarlos?
    Un relato dulcemente triste. Precioso.
    Sonrisas soñadas

    ResponderEliminar
  4. NO sé si es buena idea cambiar sueños....no estaban para cumplirse? yo no puedo cumplir los sueños de los demás, y por supuesto estoy de acuerdo contigo nadie puede cumplir los nuestros...solo y solamente nosotros, al final hasta en eso estamos solos..

    besazo

    ResponderEliminar
  5. Muy profundo y sensible...La felicidad y los sueños...la soledad y nuestras mentes...
    Muy bonito.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Imilce, hay sueños que solo tiene valor en un sentido, otros son valisoso en todas las direcciones que puedan tomar. A veces se gana más cuando nos despojamos de los segundos por puro altruismo, aunque a cambio encontremos los primeros.

    Humberto, más que suficiente, gracias por pasarte.

    Pseudosocióloga, me enamoré de ella nada más verla.

    Niño, me temo que hay sueños que no se pueden compartir. En otra vida, seguro que se compensa.

    Lou, más que par cumplirse, están para hacernos compañía, como el miedo, la soledad, la alegría. Somos seres sociables en un mundo de soledad, necesitamos de muchas cosas para sentirnos arropados.

    Gracias sofya, me alegra que te guste.

    Gracias a todos por venir.

    ResponderEliminar
  7. Renunciar al otro por su felicidad. Duele y todo.

    ResponderEliminar
  8. Cada vez que entro en tu blog y veo que hay un post nuevo, me alegra la cara porque se que lograré disfrutar por un rato.

    El sueño de hoy, aunque triste, me ha encantado.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  9. Hola Citizen_O, acabo de leer tu micro en Diario de Incontinencia, de Adivin Serafín. Duro, muy duro y reflexivo. Con tu permiso me quedo para leerte más frecuentemente.

    ResponderEliminar
  10. Hola,

    llego a tu blog a través de Adivín y me he quedado encantada con lo que he leído.

    ¿Me dejarías este relato para mi sección Mención Especial?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Adivín, es una alegría que pienses así, da mucho animo, gracias de verdad!!.

    Ximens, bienvenido permiso concedido, espero agradarte.

    Su, muchas gracias,si quieres puedes coger el que desees, están para agradar.

    ResponderEliminar